Querida Leticia

Todos tenemos nuestros puntos débiles, ese atajo directo a tu derrota. En mi caso son las ilusiones rotas de un niño. Los adultos solemos engañar a los niños por distintos motivos, la mayoría de ellos bienintencionados. Pero la realidad es que los engañamos.

Empezando por los Reyes Magos y acabando en el hombre del saco, amen de muchas otras mentiras piadosas o medias verdades. Jugamos con su ilusión y les hacemos creer en un mundo que se parece, pero no es el nuestro. O quizás nosotros hemos destruido el suyo, el auténtico. Quién sabe.

La cuestión es que me rompe por dentro cada vez que veo la ilusión de un niño rota. Y aún es peor si él no lo sabe o no se da cuenta. Ser consciente como adulto de que todas esas esperanzas, esa energía absoluta, sin matices, están puestas en algo que no sucederá, me puede.

Ejemplos hay miles, pero el último que viví me impactó especialmente. Fue en el plató de La2, rodando un capítulo de Fiesta Suprema. Necesitábamos una carta de atrezzo para uno de los sketches y el encargado nos trajo una de verdadera que tenían en un almacén.

Era una carta mandada por una niña a principios de los 90 y dirigida a Leticia Sabater, la presentadora del programa “Con mucha marcha”, exitazo de la época. La carta estaba aún cerrada.

El simple hecho de imaginarme a la niña eligiendo el sobre (de color, con dibujos), buscando la dirección (no había internet en esa época), probablemente con la ayuda de sus padres, sincerándose con uno de sus ídolos y esperando que al menos Leticia leyera la carta, me llegó.

Sé que es una tontería y que probablemente esa niña sea ahora una mujer que se reiría sólo de recordar que le gustaba Leticia Sabater. Lo sé. Pero eso no cambia ese momento, esa ilusión puesta en un sobre que acabó, literalmente, olvidada en un almacén polvoriento.

Dudé entre abrirla o dejarla cerrada. Por un lado, no tenía nada que ver conmigo ni tenía derecho a abrirla (y leerla), pero por otro lado, pensé que esa carta merecía que alguien la leyera. Lo sé, soy un cursi.

Así que la abrí y la leí. Y eso acabó de matarme. Letras de colores, dibujos y mucha esperanza. Nada que no haya escrito cualquier niña de 12 años en algún momento de su vida. Una tontería. Algo gracioso, si lo piensas bien. Pero yo no puedo pensarlo bien. Estas cosas me pueden.

Lo pasaré mal con mi hijo.

Concurso para conseguir una capturadora ElGato Game Capture HD

Desde hace algunas semanas, me patrocina ElGato Gaming, lo que significa básicamente que vais a ver algunos logos suyos en mi canal y que sortearé dos capturadoras ElGato Game Capture HD cada mes.

Aquí explico las condiciones para participar en todos los sorteos. Los iré anunciando en Twitter y Facebook cada vez que se produzcan, pero las condiciones serán siempre las mismas. Lee con atención.

Game Capture HD

- Puede participar cualquiera. No hace falta ser suscriptor, ni dar like a nada ni seguirme en ninguna parte. De momento, gente de fuera de España también puede participar.

- Para participar sólo tienes que mandarme un vídeo de 10 segundos de duración máxima (si son más largos no entrarán en el concurso) grabado como quieras, editado, dibujado… como te dé la gana, explicando POR QUÉ QUIERES LA CAPTURADORA.

- Debes mandar el vídeo (como fichero adjunto o bien subido a Youtube u a otra web) a la dirección de correo concurso@outconsumer.es. En el email es imprescindible que indiques tu nombre real y el país al que quieres que te mandemos la capturadora si ganas.

- Yo elegiré los tres vídeos que me hagan más gracia o me gusten más (criterio mío personal, no hay normas ni ningún otro baremo) y los colgaré en mi Facebook Oficial.

- Cualquier persona podrá votar las que más le gusten durante un periodo de una semana. Cuando este periodo acabe, el vídeo con más “Me gusta” será el ganador. Así pues, es la gente quien elige el ganador, no yo.

- El equipo de ElGato se pondrá en contacto con el ganador por email. Si no responde en una semana, perderá su premio, que pasará al siguiente vídeo más votado.

- Este proceso se repetirá dos veces al mes. Si participaste una vez Y NO GANASTE, puedes volver a participar tantas veces como quieras.

- Estate atento a mi Twitter y mi Facebook para saber cuándo hay nuevos sorteos. No haré más vídeos hablando de esto ni mencionando a los ganadores ni nada parecido. Si publicaré en mis redes sociales el nombre del ganador, foto cuando reciban la capturadora y todo eso.

 

Las pasas no pasan

Lo que contaré a continuación es un caso real, muy cercano a mi entorno.

Familia con tres hijos. Los padres deciden no ponerles ninguna vacuna a sus hijos por un compendio de motivos que no entraré a valorar y que van desde la apuesta por “lo natural” hasta la desconfianza hacia la industria de la salud.

El caso es que la madre, profesora, contrae la rubéola en la escuela en la que trabaja (en la que hay muchos padres que tampoco vacunan a sus hijos). Se trata de una enfermedad infecciosa relativamente grave (desconozco si ella misma estaba vacunada o no), especialmente en niños.

La rubéola es muy infecciosa y, lógicamente, la madre acaba contagiando a uno de sus hijos. En ese momento, los padres deciden vacunar a sus otros dos hijos. El argumento: “Hay que ir con cuidado, es que hay una pasa“.

Pues sí. ¿Y sabes por qué hay una pasa? Pues porque gente como esta madre no vacuna a sus hijos. Si todos los niños estuvieran vacunados ni habría pasa ni habría rubéola ni habría que vacunar a nadie más. No vale acordarse de las vacunas cuando ves la enfermedad cerca. Especialmente si tú has contribuido a que dicha enfermedad se expanda.

Este no es un post para entrar a debatir sobre todas las vacunas (algunas me parecen innecesarias y otras, simplemente, un sacacuartos), sino para subrayar el peligro que supone que alguien aplique su particular visión sobre las vacunas en base a una percepción egoísta, sin pensar en sus hijos lo primero y en el resto de niños, después.

Sí, la vacuna de la triple-vírica (que incluye la rubéola, pero también el sarampión y las paperas) tiene posibles efectos secundarios en una proporción muy pequeña de casos. Dichos efectos, sin embargo, son menos probables y muchos menos peligrosos que la propia enfermedad. Ponérsela a tus hijos es de cajón.

 

Yo no soy tonto. Y tú, tampoco.

Comprar lotería con la intención de hacerse rico es estúpido. Así lo demuestran las matemáticas. La Lotería tiene otras virtudes, pero no la de ser una inversión inteligente. Genera ilusión y la sensación de que todos tus problemas se pueden arreglar por un golpe de suerte. Y de que chorrocientos millones te harán más feliz.

Pero básicamente es una estafa que se basa en una ilusión errónea. Muchos pagan un poquito para que muy pocos se lleven mucha pasta. Y el Estado se queda un buen pellizco. Así ha sido siempre, tanto aquí como en cualquier otra parte del mundo. Es una estafa asumida y en la que jugamos (casi) todos. Y muy bien, oiga.

Sin embargo, me ha sorprendido ver que este año la política se ha sumado a la fiesta de la Lotería para sacar algo también. Su particular pellizquito. En Cataluña, TV3 enfocaba los resultados destacando que los catalanes se habían gastado más de 300 millones en el sorteo del Gordo y sólo “recuperaron” 30. Otra vez “Espanya ens roba”… De eso trata la Lotería, de meter dinero y no recuperarlo. Es injusto y desigual. Y no compran los territorios, sino las personas. Que le toque el Gordo al vecino me afecta tanto (o tan poco) como que le toque a un canario.

Pero que nadie se preocupe, que este año tenemos la Lotería catalana, que es el mismo engaño, pero con un componente nacional. “Voy a perder el dinero igual, pero al menos no se lo queden estos ladrones de Madrid”. Y otras brillantes reflexiones racionales.

Pero en el resto de España tampoco se libran del enfoque político. Titula La Razón que “La lotería vuelve a unir a España“. Con dos cojones. Destacan que parte del Gordo tocó en Barcelona, como diciendo “para que luego os quejéis, catalanes”.

Engañar a la gente con la Lotería tiene un pase. Al final, los números están ahí y si alguien quiere hacer caso omiso, está en su derecho, faltaría más. Pero engañar a la gente con sentimientos y argumentos patrióticos es algo que, reconozco, me puede.

El pacifista y el militar

- La violencia nunca es la solución.

- La gente como tú da vía libre a que otros nos invadan. Yo sólo quiero anticipar el problema y atacar primero.

- No estás anticipando el problema, lo estás creando. En el otro país alguien está teniendo la misma conversación.

- Y si en esa gana el militar, vendrás a llamar a mi puerta para que te proteja.

- Pero si ahí también gana el pacifista, vosotros dos estaréis en el paro y el resto, tranquilos y en paz.

Te regalo tu sueño

Recuerdo muy vivamente un momento de mi adolescencia. Sería probablemente 1993 o 94 y yo tenía 16 o 17 años. Estaba viendo la tele y echaban un making of del rodaje de Terminator 2, estrenada un par de años antes. En una de las escenas, estaban los protagonistas Arnold Schwarzenegger y Edward Furlong bromeando junto al busto mecánico de Terminator que se usó durante la película.

Recuerdo que un sentimiento muy agudo me punzó de repente. Yo quería estar ahí, yo quería vivir eso, yo quería ser Edward Furlong (por suerte, no se cumplió mi deseo…), yo quería estar al otro lado de la cámara, donde se fabrica la magia. Yo quería que Schwarzenneger bromeara conmigo. Era un sentimiento que quemaba, que dolía, en realidad. Ya sabes, cuando quieres con todas tus fuerzas algo que no puedes tener.

No puedo decir que haya perseguido mis sueños. Jamás, seguramente. Soy más de correr cuando se me pone delante una zanahoria apetitosa… y ver hasta dónde me lleva. No creo que debas condicionar tu vida al sueño que tenía tu yo de 14 o 15 años. Admiro a quien es capaz de proponerse un reto, una meta, y alcanzarla. Para mí, ese camino lleva un gran sufrimiento durante el trayecto y cierto vacío al llegar a la cima. Yo siempre he sido de pasear disfrutando del paisaje.

Y aquí estoy, a punto de estrenar un programa de televisión. De eso que te lías a andar y de repente te encuentras en un paraje inigualable. Lo que me lleva a otro recuerdo: a mediados de 2010 empecé a plantearme comprar una capturadora de vídeo que costaba 200 euros para emular a mis recientemente descubiertos Youtubers americanos favoritos. No hace falta recordar que por aquella época Youtube era en España poco más que gatos e Isasaweis.

Dudé. Dudé mucho. No por los 200 euros, que eran asumibles, sino porque yo sabía que eso era un primer paso hacia algo. Hacia algo importante, seguramente. Sabía que detrás de eso habría muchas horas, mucho trabajo y, seguramente, mucha felicidad. Una zanahoria (cara pero) muy apetitosa.

Mi canal de Youtube explotó; acerté en el momento, el lugar y el estilo y todo fue sobre ruedas. Crecí al mismo ritmo que la comunidad y, por primera vez en mi vida, me sentí famoso por algo que había hecho yo. Sin embargo, ese camino seguía teniendo un final incierto, alguna curva que llevaba a un bosque demasiado frondoso para ver qué había detrás.

Luego llegó el dinero y una exigencia suficiente como para que el hobby tentara con convertirse en un trabajo. En casi tres años he ingresado bastante dinero (si se compara con lo que gané en mis 15 años como entrenador de baloncesto, por ejemplo), pero lo que más aprecio, sin duda, son las oportunidades que se me han abierto a raíz del éxito del canal. Pude viajar gratis para probar juegos, colaborar con mis empresas favoritas, asistir a eventos exclusivos, conocer a mis Youtubers favoritos, ¡probarme un traje de captura de movimiento! y hasta tengo un récord Guinness.

Durante todo este tiempo, más que la fama o el dinero, lo que he buscado secretamente, íntimamente, es que alguien viera mi canal y pensara: “este tipo sabe lo que hace, tiene talento” y me propusiera algo serio*. Y así sucedió, casi con esas palabras exactas.

Hasta ahora simplemente me he limitado a disfrutar de cada nueva oportunidad, sin mirar hacia atrás. Pero con el programa de televisión me he dado cuenta de que ya soy Edward Furlong. Si mi yo de 15 o 16 años me viera ahora, probablemente me envidiaría.

Hay muchas formas de analizar tu vida. El destino, el trabajo, la suerte, el puro azar… Quizás he hecho méritos para llegar aquí o quizás todo ha sido fruto de la casualidad y de mi inmensa suerte. O quizás siempre he tenido dentro ese sueño que ha servido de motor silencioso, casi imperceptible, para ir moldeando mis decisiones, para ir guiando mi camino. Para decirme que sí, que compres la capturadora, coño. Y aquí estoy, regalándome mi propio sueño. Disfrútalo.

 

*Para la gente de mi generación, la televisión (y especialmente La2) es algo serio, es LA COSA. Youtube está bien, pero no hay nada que se compare a la tele.

 

Reflexiones de un (probable) nazi

Mike Godwin sabía muy bien lo que decía cuando formuló (medio en serio, medio en broma) su famosa teoría. A medida que una discusión online avanza, cada vez es más probable que alguien acabe mencionando a los nazis. Y su corolario es que quien menciona a los nazis, pierde inmediatamente la discusión.

¿Por qué? Pues porque los nazis son un absoluto, un último recurso. Como la violencia, en una muy precisa comparación. Los nazis son un arma perfecta, son absolutamente malos, sin discusiones ni matices, y además unos perdedores. Nadie (o casi nadie) los defiende en serio.

Por eso, cualquier comparación con los nazis debería estar prohibida, porque no aporta ningún matiz ni se sostiene; ellos fueron el mal absoluto, sin matices (o así se percibe en nuestro imaginario). Por eso, también, cualquier comparación con los nazis es siempre malintencionada, siempre busca una descalificación absoluta, siempre te debería hacer perder la discusión.

Es muy probable que tú, quien está leyendo este artículo, hayas sido etiquetado como nazi en alguna ocasión. Yo, desde luego, lo he sido; varias veces y por motivos muy diversos.

Esta reflexión nace a raíz (aunque no sólo) de la editorial en la que Pedro J. Ramírez, director de El Mundo, compara a los chicos que acudieron a la Vía Catalana con esos ilusionados jóvenes alemanes que creían a pies juntillas las consignas de los líderes nazis. Una vez juntadas las imágenes (la niña con la cara pintada con una estelada y el joven nazi en un cabaret), se adentra en argumentar su opinión.

Y tiene razón. Tiene razón en que la construcción de una idea de nación es algo esencialmente perverso y antiguo. Y peligroso. Tiene razón en que los niños piensan lo que les digas que deben pensar y que la construcción de una idea nacional suele ser excluyente. Lleva razón en que se necesita cierto adoctrinamiento y cierto borreguismo para creerte que tu país, ese trozo de tierra en el que naciste por accidente, es mejor que el resto (o diferente, siquiera) y que tú y los tuyos sois, de la misma forma, superiores.

Lo que no dice Pedro J. Ramírez y lo que hace intolerable el editorial, es que esas pautas se han visto en la construcción de cualquier sentimiento nacional en cualquier parte del mundo. ¿No vemos acaso lo mismo en la mirada de los niños norteamericanos? Encontraremos ejemplos de derechas, de izquierdas, en dictaduras y democracias. No hace falta ni que hablemos del franquismo…

La construcción nacional conlleva eso y yo seré el primero que lo critique. En el nombre de la libertad (especialmente la colectiva) se han cometido auténticas atrocidades. No seré yo quien sostenga que defender tu país, como un ente, sea algo bueno. Pero sí que critico elegir a los nazis para la comparación, ya que no es justo. No lo es porque, en el fondo, lo que estás diciendo es que estos niños catalanes, cualquier persona que se sienta catalán y quiera a su país (whatever that is), estaría encantado de gasear a unos cuantos judíos.

No, claro, en el artículo ya dice que no se puede comparar… sin embargo, lo compara. De todos los ejemplos de la historia mundial en la que ha habido un proceso como el que vivimos en Cataluña, el señor Ramírez se queda con los nazis. ¿Por azar? No. ¿Porque tiene más similitudes que con el resto? Tampoco. ¿Por qué, entonces? Pues porque es una forma (él cree que) sutil de demonizar algo que no le gusta.

Esto, desde luego, no es nuevo. Lo hemos visto muchas veces. El partido nazi era socialista (o parecido), apoyaba la nacionalización de los bienes, buscó reforzar la identidad a través de la lengua y la raza, era mucho más social de lo que la gente piensa. Hitler era, sin ir más lejos, vegetariano. Pero estaremos de acuerdo en que no sería lo más adecuado llamar nazi a todos los socialistas, a todos aquellos que quieren nacionalizar bienes, a todos aquellos que refuerzan una identidad, una raza, buscan soluciones sociales… o son vegetarianos.

No hay que olvidar la Historia, desde luego, pero quizás estaría bien que dejáramos de mentar a los nazis durante unas décadas. Quizás, así, podríamos discutir en paz.

¿Por qué hacer trampas? | De doping y bots

Desde muy pequeño he sido un gran amante del deporte. Me gusta su equilibrio entre dedicación, esfuerzo, sufrimiento y pura diversión. Uno puede dejarse la vida en una cancha, pero a la vez es sólo un partido. Todo y nada al mismo tiempo. Lo más importante del mundo como puro entretenimiento.

Siempre me ha atraído la épica, esos momentos únicos, irrepetibles, esas cosas que sólo unos pocos elegidos pueden conseguir. Siempre he tenido tendencia a endiosar a los deportistas, a dejarme enamorar por sus hazañas porque ellos y sólo ellos eran capaces de alcanzar la excelencia.

Por eso cada caso de doping del que tengo memoria me ha dolido. Cada vez que se ha descubierto que alguien a quien yo admiraba o simplemente alguien que consiguió competir y ganar había hecho trampas, se me rompía un poco el corazón.

Siendo ya más mayor me planteaba a los motivos que podían llevar a alguien a hacer trampas. Porque el doping es trampa, está fuera de las leyes pero además es engañar a tus rivales, tener una ventaja que ellos no tienen. Y, por extensión, engañar al público.

Entonces, ¿por qué alguien iba a doparse? ¿Por qué alguien iba a arriesgar su carrera por ese segundo extra? ¿No se sentían mal? ¿No les costaba mentir a sus rivales, a sus seguidores, a la prensa, a las autoridades? ¿Qué pasa por la cabeza de alguien que se dopa? ¿Qué sentido tiene competir contra ti y tus adversarios… pero de forma deshonesta?

La máxima expresión de todas estas ideas se plasmó en mi fascinación por el ciclista Lance Armstrong. Desde pequeño me ha gustado el ciclismo y nunca había visto un dominio tan apabullante, un control tan brutal de la carrera como el de Armstrong. Además, su actitud, desafiante, su inacabable confianza en si mismo, sus deseos de ganar. Disfruté mucho con él  porque encarnaba todo lo que me seduce del deporte: en igualdad de condiciones, ante los mejores del mundo, triunfó.

Pero claro, no era en igualdad de condiciones. Durante años lo defendí ante las sospechas de doping porque nunca dio positivo y a mí eso me valía. Nunca me pude imaginar que durante tantos años alguien hubiera podido estar dopándose. Y mintiendo. Y forrándose. Todo basado en una mentira. No me entraba en la cabeza.

Y este verano, por fin, lo entendí. Me leí el libro del ex ciclista Tyler Hamilton titulado Ganar a cualquier precio (en el original The Secret Race) en el que explica de forma muy detallada y  sensata todo el proceso que le llevó a doparse (a él, a todo su equipo, a su líder Lance Armstrong… y al 80% del pelotón del Tour de Francia).

Os recomiendo ese libro si os interesa el tema. Ahí se responden de forma muy clara y sencilla las preguntas que yo siempre me he hecho. ¿Por qué se dopa la gente?

1. Porque renta. El doping con EPO (a veces combinado con autotransfusiones) en el ciclismo proporciona entre un 3 y un 5% de incremento en el rendimiento de un profesional. El Tour de Francia se gana por un 0,5% (como máximo) sobre el segundo.

2. Porque no te pillan. En esa época la persecución del doping no era eficaz (por varios motivos muy interesantes que se detallan en el libro), lo que hacía casi imposible que te pillaran si eras inteligente. Si te pillaban era porque te despistabas, te confiabas o eras idiota.

3. Porque todos lo hacen. Y este punto merece más explicación.

3a. Si todos se dopan y tú no, no es que ellos compitan con ventaja, sino que tú compites en desventaja. Visto desde este punto de vista, doparse no es hacer trampas, sino que simplemente es competir en igualdad de condiciones con el resto* (o ese, al menos, era el pensamiento lógico del pelotón en ese momento).

3b. El equipo de Hamilton simplemente no podía competir sin doparse. Empezaron a hacerlo porque eran incapaces de disputar ni una sola victoria. Estaban a otro nivel (por debajo). Para muchos ciclistas en ese momento la duda era: o me dopo o me retiro.

Y algunos se retiraron. Es decir, todo esto no son excusas. El que se dopa hace trampas y lo sabe. Pero dados los anteriores puntos (especialmente el 3a), muchos ciclistas estaban convencidos de no estar haciendo nada mal. Incluso muchos de ellos pasaron una prueba del polígrafo, porque para ellos doparse era hacer justicia respecto al resto, no engañar a nadie.

Todo esto me ayudó a entender por qué hay deportes con un índice muy alto de doping y por qué en otros apenas se da. La clave son los puntos 1 y 2. Si el doping no te da ventaja competitiva suficiente o si te cazan demasiado a menudo, simplemente no se dopan.

Con esta reflexión quiero intentar explicar que el doping no siempre es una decisión moral estricta, una decisión que separa a los buenos de los malos. Los matices, en este caso, son importantísimos.

Y por si quedaba alguna duda, leer el libro me destrozó. Me di cuenta de que buena parte de mi adolescencia fue una farsa y una mentira. Y lo que no sabemos. Porque sí, ahora sospecho mucho más. Cuando veo algo que unos resultados que no encajan digo lo mismo que Lance Armstrong cuando veía que OTRO ciclista se dopaba mucho más o demasiado bien: “Not normal”. Ahora, cuando veo algo que no es normal, sospecho. Para mí, esa es la peor consecuencia, que pierdas la fe y la confianza en aquellas personas a las que admiras.

Y esto me lleva a relacionar este tema con los bots (sobre los que ya hablé aquí) en Youtube. Sobre este tema se me plantean las mismas preguntas: ¿por qué alguien iba a usar bots? ¿Por qué alguien iba a arriesgar su canal por esas visitillas extra? ¿No se sienten mal? ¿No les cuesta mentir a otros Youtubers, a sus seguidores, a Youtube, a su network? ¿Qué pasa por la cabeza de alguien que usa bots? ¿Qué sentido tiene subir vídeos… pero de forma deshonesta?

Aunque hay algunos matices entre ambos casos (Youtube no es una competición, se gana dinero por cada visita, no sólo ganas si superas a otros), creo que la reflexión es también aplicable a este fenómeno.

Confieso que no sé nada de bots, no sé cómo funcionan, no sé qué rendimiento te pueden dar, no sé lo fiables que son estos programas ni tengo muy claro cuáles son las repercusiones que puede tener su uso (de cara a tu network y al propio Youtube). Nunca he hablado de esto con ningún Youtuber, nunca nadie me ha ofrecido usarlo ni me ha comentado lo bien que va, de lo que deduzco (comparándolo con el ciclismo) que no debe ser un chollo demasiado grande.

Lo que me gustaría saber sobre los bots es si realmente renta (más visitas es más dinero y eso le interesa a cualquiera que necesite el dinero o simplemente quiera más) y si es fácil que te pillen o que tenga consecuencias. Las respuestas a esas dos preguntas nos ayudarían a saber si debe haber muchos Youtubers por ahí usando esas herramientas o no.

Por último, me gustaría incidir de nuevo en el tema de las acusaciones. Que algo sea “not normal” no quiere decir que sea trampa. Hay casos y casos. Del mismo modo que yo, cuando no sabía nada de doping en el ciclismo, me creía los resultados de los tests, cambié de opinión cuando supe más (es decir, cuando leí el libro). Antes de acusar siempre es mejor saber de qué se habla e ir un poco más allá del manido “si el río suena, agua lleva”.

Por el momento, mientras no me informe (procuraré no dejar ningún rastro en mis Marcadores) no me veré capacitado para opinar sobre si alguien usa o no usa bots. Y mucho menos, darlo por hecho.

 

*El doping no afecta por igual a todos los ciclistas. Hay algunos, como Hamilton, por ejemplo, que sacaba mayor rendimiento del EPO por motivos fisiológicos que se relatan muy claramente en el libro. Así que un pelotón en el que todos se dopan no es, de hecho, competir en igualdad de condiciones.

Mi récord Guinness

Youtube organizó entre el 4 y el 10 de agosto la primera edición de la “Geek Week“, una semana llena de actividades alrededor del concepto “Geek”, lo que nosotros llamamos friki. El jueves (día 9) estuvo dedicado a los gamers, esos locos de los videojuegos entre los que, parece, me encuentro.

Una de las actividades programadas consistía en el intento de batir tres Récord Guinness relacionados con los videojuegos en la sede londinense de Youtube. Lo organizaba el canal GWROMG (canal oficial de los Récord Guinness en Youtube), con quien tengo buena relación al compartir empresa de partner (Base79) y haber colaborado en dos vídeos (uno de la serie Re-Record y otro de la serie On the Road).

Por ello fui invitado junto a otros cuatro Youtubers (los ingleses KSI, Ali-A y Callux, y el español ElRubius) para intentar batir en directo, durante un streaming abierto a todo el mundo, tres récords en tres juegos distintos: Gran Turismo 5, Call of Duty Black Ops 2 y FIFA 13. En este vídeo puedes ver toda la emisión del evento.

Nos explicaron en qué consistían exactamente los récords la noche anterior y no tuvimos tiempo de practicar hasta un par de horas antes del evento. No se trataba de récords establecidos por otra persona, sino que sería la primera vez que alguien lo intentaba de forma oficial. Por ello, los expertos de Guinness World Records fijaron unos tiempos y condiciones suficientemente difíciles para que se pudiera considerar un récord legítimo si lo superábamos. Más allá de ese tiempo no se nos otorgaría el diploma.

Sortearon las parejas y a mí me tocó intentar el récord de Gran Turismo (una vuelta a Laguna Seca en menos de 2 minutos compartiendo el mando con otra persona, uno acelera y frena y el otro conduce) con ElRubius. No salió la cosa muy bien. Luego Ali-A me eligió para ser su pareja y estuvimos cerca, pero al final la fastidiamos.

En el reto de Black Ops 2 (capturar una bandera en el mapa Overflown sin enemigos en menos de 1:30 minutos con los ojos tapados y recibiendo las instrucciones de voz de un compañero) me tocó otra vez con Ali-A, quien diseñó el sistema de órdenes lo más sencillo posible para no liarnos. Salió mejor que en ningún ensayo anterior y lo logramos en 1 minuto clavado.

Junto a Ali-A, con nuestro flamante diploma.

Las otras dos parejas lo hicieron peor, de forma que conseguimos el récord de forma oficial. Me dieron un certificado provisional para las fotos, pero no me lo pude llevar a casa. El oficial y definitivo me lo mandarán a casa en los próximos días.

En definitiva, fue una muy buena experiencia. Soy consciente de que es un récord relativamente fácil de batir. Cualquiera que lo entrene un poquito ya podría con él, pero la ilusión de haberlo conseguido no me la quitará nadie.

 

¿Terrorista o estrella de rock?